Los parientes

Mi hija considera que un pariente no puede ser malo. Me explico: viendo El Rey León, le comenté a mi hija que Scar era tío de Simba, y ella contestó: “No mamá, Scar no puede ser el tío de Simba, porque es malo…”.

La última película que hemos visto es Gru, mi villano favorito (la primera parte) y ante un flashback en que Gru le comenta a su madre que va a hacer un cohete para ir a la luna, y la madre resopla y pasa olímpicamente de él, le dije a mi hija: “¡qué mala es la madre de Gru!” a lo que ella contestó: “No es mala mamá, es su madre”.

O sea, que para mi hija no hay cuñada, hermana, madre, tío o parentesco (hasta primer grado de consanguinidad) que pueda ser malo, ni por asomo. Por eso, aunque pensé en comentarle que eso no tiene que ser así, que tu cuñada puede ser chunga, que tu hermano puede jugártela o que tu madre puede pasar de ti, me gusta más su actitud. Al fin y al cabo tiene razón, por encima de malos rollos, son padre, madre, suegra, abuela, tía, hermana, hijo… ¡son nuestra familia!

Le he pedido a mi hija que dibujara una familia, y lo ha hecho en el megasketcher, y me ha dicho: “mamá, la casa es más pequeña porque está lejos” (¡toma perspectiva!)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s