¡Me cag… en su madre!

El otro día, una amiga me dijo que se quería cagar en la madre de alguien (sus razones tenía, desde aquí un besazo) y recordé porqué hace exactamente dos años y medio que no utilizo esa expresión (y se lo conté a mi amiga, necesitaba reirse).

Cuando di a luz a mi tercer hijo, el parto fue bastante rápido y muy fácil. Nada más nacer me dieron al niño y estuvimos un rato “piel con piel” (por cierto, pensé que era algo a lo que te acostumbrabas, pero es mágico así lo hayas vivido una, dos ó cinco mil veces).

Estaba yo tan encantada, abrazando a mi chiquitín cuando dice una enfermera: “¡vaya, se ha cagao!”. ¡Madre mía! el meconio es superpegajoso, verde-negro y bastante desagradable… La enfermera empezó a limpiarme con gasas, con toallitas, con sábanas húmedas… al final tuvo que ir a por una esponja y jabón…

¡Pues sí que empezamos bien! cuando sea más mayor y alguien le diga que se caga en su madre, puede decir cargado de razón: “¡Ahórratelo, que eso ya lo he hecho yo!”

Por cierto, explico el dibujo que ha hecho mi hija. Le he pedido que me hiciera una embarazada en un hospital, y como me dice que no sabe hacer una embarazada, ha hecho una enfermera dentro y fuera una señora con un bebé (¡que le gusta más!)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s