Molde para cocinar

Yo utilizo el molde para cocinar y hacer maravillosos platos con tres tonterías. Sí, es así, tu tienes cuatro cositas cutres en la nevera y quieres hacer una maravilla, propia de un chef de prestigio y con este simple molde… ¡voilá!

Ahí va la prueba para incrédulos:

Primero (y fundamental): el molde de marras.

comida2 (1)

comida4 (1)Segundo: cuatro chuminadas que vas recopilando de aquí y allí… Salchichas, queso rallado, tomate frito, unas cintas de pasta y orégano (yo esto lo tengo siempre en la nevera, son alimentos básicos en la alimentación familiar).

Si queremos el efecto espectacular, es necesario hacer las salchichas en la sartén, nada de microondas que se quedan muy insípidas.

Mientras se cuece la pasta, vamos a iniciar el montaje de nuestro plato. Una presentación magistral que os dejará de piedra, por su sencillez y por ese “no-sé-qué” que convierte unos macarrones con salchichas simplones y aburridos en una alboronía de espinacas en cintas, sobre cama de queso y especias con embutido de la tierra.

En el plato, colocamos el molde y ponemos una primera capa de tomate frito, orégano y queso. La siguiente capa la hacemos con la pasta y otro poco de tomate frito. Queso de nuevo y salchichas…

comida6 (1)Vamos repitiendo el proceso, tantas veces como nos permita el molde. Tengo que decir que estos moldes son bastante raquíticos, pero ya se sabe que las raciones en los restaurantes de postín no son precisamente abundantes. Aún así, yo he escogido el molde más grande y he aplastado bien las capas, para hacer una ración decente.
Una vez realizadas todas las capas, llega el momento álgido de nuestro plato, tenemos que quitar el molde. Como habéis podido comprobar, es muy sencillo de elaborar y el resultado…

 

 

 

Chan-ta-ta-chan….

comida7 (1)

Pues el resultado es… ¡un churro total!, no sé si os habéis percatado, pero todo se me ha quedado en un lado y otro está casi totalmente vacío.

Luego, al hacer un pequeño apaño, se ha derrumbado la torre y… ¡mi gozo en un pozo! se ha quedado un plato de cintas con salchichas. Aunque también os tengo que decir que mi marido, cuando lo ha visto ha dicho: “¡qué rico, sí que me apetecían a mi unos macarroncitos!” Pues eso, que el que quiera alta cocina, ¡que se vaya al Buli! 😉 que la Madre de la Naranja, como ya sabéis, no da para más.

¡Feliz semana! 🙂

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios en “Molde para cocinar

  1. Da el pego total… Y si pones ese plato entre la carta del Buli acompañándolo de una hierbita a un lado del plato y llamándolo salchichas desestructuradas sobre un lecho de cintas verdes al queso gorgonzola, o como lo llamas tú en el post, y más de uno picaría… 😉

  2. Jajaja…. Maribel, estoy con Beatriz. Le “adaptas” el nombre y ¡tachán! Además, ¿quién podría hacernos reír con una receta? (Arguiñano jamás tuvo gracia con sus “chistes”) Besos, crack

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s