Mi contestador

Es muy de la madre de la naranja, porque se me oye a duras penas entre chillidos de mis enanos. Un día me llamaron al móvil y me “pidieron” que grabara el mensaje para el contestador. Un horror, porque los niños empezaron a chillar, y yo no oía nada, y empecé mi frase: “has llamado…