El móvil

El móvil se me ha rajado, de lado a lado en la parte superior de la pantalla. Esto ha generado que sólo funcione de raja para arriba, y el resto ya puedes pasarle el dedo que ¡ni caso! En cierto modo, estar sin móvil, me da algo de tranquilidad. Tengo unos cuantos grupos de whatsapp: tres del…

Poderes

Es curioso que hay objetos que tienen poderes, hoy he descubierto el poder de estos dos relojes que mi marido ha regalado a los dos pequeños. Datos del objeto: Material: plasticucho del malo. Son de publicidad. De hecho, había uno para mi hija mayor, pero no ha querido saber nada. Formato del reloj: digital (vamos,…

¡Yo solo!

La autonomía de la prole, es uno de los objetivos fundamentales para las madres/padres. Como casi todo, genera un sentimiento dual, porque darnos cuenta de que “se van haciendo mayores” y de que “cada vez nos necesitan menos“, nos alegra y entristece. Hablo aquí de cuando los enanos empiezan a: 1) Andar solos. Genial: ya…

Los cata-logos

Los cata-logos (así denominan mis hijos pequeños a los catálogos de juguetes) son el mejor invento del mundo. Yo llevo un par de Navidades agenciándome un catálago en cada Carrefour, Toys r us, Hipercor, Corte Inglés, Alcampo… Y es que para mis hijos, los catálogos de juguetes tienen el mismo efecto que las obras para…

Cara de póker

Es la que se me queda a mi cuando: Al ponernos a jugar en casa después del cole, se vienen a mi habitación (a leer cuentos, por ejemplo, que les gusta leerlos en mi cama…) se quitan los zapatos y me dicen: “ay mamá, que tengo un poco de arena en los zapatos” “¿Cóoooooommmmmooooo? pero…

Molde para cocinar

Yo utilizo el molde para cocinar y hacer maravillosos platos con tres tonterías. Sí, es así, tu tienes cuatro cositas cutres en la nevera y quieres hacer una maravilla, propia de un chef de prestigio y con este simple molde… ¡voilá! Ahí va la prueba para incrédulos: Primero (y fundamental): el molde de marras. Segundo:…

Pan para hoy…

…hambre para mañana… ¡ja! será en otra casa, porque en la de mi madre el pan de hoy es para mañana, y hoy nos comemos el de ayer… ¿eh? ¿cómo os quedáis? Que sí, que mi madre se come el pan correoso del día anterior, para dejar el pan recién hecho y crujiente para comérselo…