La Justiciera

Esa soy yo, cuando me pongo, la Justiciera. Hay cosas que me hierven la sangre y me hacen ponerme mi antifaz de la Justiciera. Una de ellas es que aparquen en la puerta de mi casa, zona de residentes, sin poner el ticket de la ORA. Os cuento mi última incursión de heroína histérica (la histeria canalizada…